lunes 23 de septiembre de 2019 - Edición Nº292

Información general | 23 may 2019

Transporte público de pasajeros

¿CÓMO LLEGÓ “COSTA AZUL” A QUEDARSE CON LOS SERVICIOS DE MONTEMAR Y RÁPIDO DEL SUD?

Las sospechas sobre una de las empresas de Juan Inza (acusado por estafas contra el Estado), que se apoderó de los recorridos en la región.


Costa Azul es una empresa marplatense, que tiene como socio a Juan Inza, quien también es propietario de “12 de octubre”, “El Libertador” y “25 de Mayo”. El empresario tiene una causa desde 2016 por inscribir a ‘choferes fantasma’, acordando con la UTA una estafa para cobrar millones de pesos en subsidios que le otorgaba el Estado.

La causa (en la Justicia Federal) avanza con lentitud, a pesar de que hubo 392 personas que certificaron que no trabajaron en las empresas de Inza, pero que estuvieron inscriptas fraudulentamente con el fin de acceder a los fondos de compensación de tarifas que entregaba Nación.

Las empresas de transporte en la región quiebran, se retiran o abandonan las concesiones. Pero hay un empresario que crece encaminándose a monopolizar los servicios. Ese es Juan Inza, quien poco a poco se quedó con las cuatro firmas marplatenses y ahora logró el poder para explotar el servicio de pasajeros en la región, quedándose con lo que era de Montemar y Rápido del Sud.

En las últimas semanas, la crisis económica de estas dos firmas (cuyos dueños son los mismos) se agudizó a partir de que varios micros se incendiaron de manera sospechosa. Paralelamente hubo presiones de la UTA, que conllevaron a paralizar el servicio.

Mientras tanto, la Subsecretaría de Transporte dictó el pase de la concesión por una medida provisoria y de urgencia, para reactivar los viajes que hacían Montemar y Rápido del Sud, y que llevaban varios días sin actividad.

Poco a poco, el avance de Inza y el objetivo de monopolizar el transporte en la región se va cumpliendo, mientras tanto el empresario sigue con una deuda pendiente en la justicia, con una estafa millonaria que tres años después no tiene sentencia.

 

EL RECHAZO DE VILLA GESELL

Uno de los intentos de Inza de apoderarse del servicio de pasajeros lo vivió de cerca Villa Gesell, cuando en febrero de 2018 se retiró El Último Querandí y vino a la carga la UTA, proponiendo a la empresa 25 de Mayo como la solución para seguir inmediatamente con la prestación de colectivos.

Desde el ejecutivo municipal, Gustavo Barrera se plantó firme rechazando el acercamiento de la UTA y de Inza. Esto dio lugar a un extenso conflicto que terminó con una derrota para el empresario, que no pudo entrar a Villa Gesell.

Mientras tanto en la ciudad hubo falencias en el servicio con la empresa Nacus haciéndose cargo del transporte hasta fines de abril de este año. A partir del 6 de mayo, Nuevo Bus de Olavarría tomó la posta y en estos primeros días de concesión, pese a algunos reclamos los usuarios marcan una tendencia positiva sobre el servicio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: